Cuándo acudir a a la consulta de COAR en relación al abuso de pantallas por el adolescente

Mar 1, 2021

0

Cuándo acudir a a la consulta de COAR en relación al abuso de pantallas por el adolescente

Uso de dispositivos móviles en jóvenes

por Dra. Patricia Gimeno Pita

La mayoría de los adolescentes comienzan a usar Internet para sus trabajos escolares y jugando a videojuegos. El 75% de los adolescentes utilizan la red, además, como medio de comunicación, mediante redes sociales, mensajería instantánea o correo electrónico y para consultar noticias. Otros usos del mismo son los juegos en línea, descargan películas y música y realizan contactos con sus pares a través de webcam y colgar mensajes en el muro de una red social, chatear, o compartir o intercambiar archivos, publican historias o añaden vídeos en páginas como Tik-Tok.

Existen peligros inherentes al uso de internet y de redes sociales como el ciberacoso, sea  Ciberbulling si la situación de acoso es prolongada, excluyendo acciones puntuales y sin tener elementos de índole sexual . Se da cuando víctimas y acosadores son de edades similares o el  Grooming , en el cuál se inicia con una relación de amistad para ganar la confianza del menor , obteniendo referencias sobre la vida, costumbres y datos íntimos y se consigue el envío de fotografías o vídeos de contenido sexual. A partir de ese momento, se inicia el chantaje al menor, exigiendo el envío de más material comprometedor y, en algún caso, se llega al contacto físico.

Esto se identificaría en el adolescente con signos o síntomas derivados de la vivencia de trauma que conlleva un acoso asociado, se le vería  irritable, se alteraría su ritmo de sueño, el apetito y comportamientos de nerviosismo, miedo a hacer cosas que antes realizaba por sí mismo o acudir a lugares donde antes se comportaba de modo autónomo entre otros.

Por otro lado, el uso recreativo de las pantallas conlleva en algunos adolescentes la sobreutilización de las mismas , presentado comportamientos de adicción comportamental, que precisarían intervención sobre la misma:

  • Un patrón del sueño alterado. Secundario al cambio de hábitos del sueño y a la disminución de las horas de sueño para jugar, “se queda conectado por las noches, se acuesta tarde, por la mañana le cuesta mucho levantarse”.
  • Patrón del hambre alterado. Come rápido y mal para ganar tiempo, pide poder cenar en el cuarto (cuando nunca antes lo había hecho), come solo uno de los dos platos e incluso empieza a saltarse alguna de las comidas.
  • Menos atención por la higiene. Hay que recordarle que se lave los dientes, si puede no se ducha o no se cambia de ropa en días.
  • Cambio del estilo de ocio. Pérdida de interés por el deporte porque prefiere jugar con el ordenador. Empieza por saltarse algunos entrenamientos o aprovecha la época estival para insistir en que no le gusta, se aburre, es crítico con el entrenador.
  • Nuevos amigos. Se evidencia un cambio en su entorno, los amigos de siempre ya no le “llenan”, se siente más vinculado a los amigos online que en muchos casos ni conoce.
  • Irritabilidad. Está más gruñón, se enfada por todo y de una manera desproporcionada, especialmente cuando se le insta a dejar de jugar o a desconectarse de la red. Aumentan las disputas con los hermanos, sobre todo aquellas relacionadas con el tiempo de utilización del ordenador.
  • Estado de ánimo oscilante. Pasa de tener momentos buenos, simpáticos y cariñosos, a estar muy poco comunicativo, encerrado en su mundo, le molesta que le preguntes cosas acerca de su día a día y se le nota triste.
  • Rendimiento académico alterado. Absentismo, sobre todo a primera hora, dificultad para justificar las ausencias “cierran la puerta en punto y no puedo entrar”, aumento de la gandulería, incremento de las notificaciones de actitud poco colaboradora o reprobatoria, aumento de los suspensos y las expulsiones de clase.
  • Existe una demanda creciente de productos tecnológicos. Solicita con mucha insistencia que se le compre un ordenador más potente, tarjetas gráficas, altavoces, móviles de última generación, el nuevo juego de la videoconsola, etc. Cuando no son complacidas sus demandas o éstas se demoran en el tiempo (pídelo como regalo de santo, aniversario o ahorra…) reacciona de forma irritable.
  •  Empiezan a realizar hurtos. Generalmente de pequeñas cantidades de dinero, sobre todo a la familia más cercana para poder comprarse la última actualización del juego o un programa o dispositivo electrónico.

Como cualquier problema que afecte al adolescente, hay que individualizar y no debe establecerse una relación directa entre adolescentes, nuevas tecnologías y adicción. No obstante, sí que se evidencia como un fenómeno emergente que provoca consecuencias en el adolescente y en su familia, que requiere de un tratamiento destinado a que el adolescente vuelva a adquirir una relación saludable con las nuevas tecnologías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.