Su formación académica y su experiencia laboral han estado siempre enfocadas a la población infanto-juvenil y sus familias, tanto en lo referido a la evaluación como durante el proceso de tratamiento. Con el tiempo se ha ido desarrollando y especializando en varias áreas relevantes para este tipo de población: la neuropsicología infantil, el enfoque cognitivo-conductual y el enfoque sistémico con el fin de poder ir dando un apoyo cada vez más completo a las familias que vienen a consulta. Ha trabajado siempre en el área sanitaria (unidad de rehabilitación infantil del Hospital Beata María Ana y clínica materno-infantil Senda como puntos de referencia) y también como docente en varios cursos y masters (ISEP).